Luciano Pavarotti: Nessun Dorma – Turandot

16 septiembre, 2007

A consecuencia de la muerte de Luciano Pavarotti el pasado 6 de Septiembre, han sido muchas las páginas que le han dedicado un pequeño homenaje al tenor.
De todos los videos que he visto durante estos días, me quedo, sin lugar a dudas, con su interpretación del aria más famosa de Puccini, Nessun Dorma [Turnadot].

La historia de Turandot es la siguiente:

Pueblo de Pekín! Esta es la ley: Turandot, la Pura, será la esposa de aquel que, siendo de sangre real, resuelva los tres enigmas que ella le propondrá. Pero el que afronte la prueba y resulte vencido ofrecerá al hacha su cabeza soberbia.

Así reza el edicto impuesto por la bella pero fría y sanguinaria princesa Turandot y que ha llevado a la muerte a decenas de aspirantes subyugados por su inigualable belleza. El príncipe Calaf se ha sometido a la difícil prueba y ha logrado resolver los tres misteriosos enigmas de Turandot. ¿Cuáles son? la esperanza, la sangre y el último, el hielo que enciende tu llama: Turandot. Ahora le toca reclamar la mano de la fría princesa, quien ha quedado a merced del hasta entonces desconocido vencedor. Pero la derrotada princesa se rehúsa a cumplir con el juramento sagrado que la obliga a ser esposa del hombre que adivine sus enigmas, por lo que ruega a su padre, el emperador de China, que no la entregue al extranjero.

El desconocido príncipe, viendo temblar de miedo a la princesa por primera vez, le propone un enigma: “Mi nombre no sabes, dime mi nombre… dime mi nombre y al alba moriré”.

Nessun dorma (Nadie duerma)
¡Nadie duerma! Los heraldos de la princesa Turandot esparcen el decreto por todo Pekín. Nadie dormirá esa noche hasta que se encuentre a alguien que conozca el nombre del extranjero.

Mientras Turandot y sus guardias recorren la ciudad atemorizando a la gente en su afán de descubrir el nombre de Calaf, éste, posado en una escalera, contempla las estrellas y, seguro de su victoria, espera con ansia la llegada de la mañana.

Y es impresionante como la interpretaba Pavarotti:


Pulsa para ver el video

¡Que nadie duerma! ¡Que nadie duerma!
Tampoco tú, oh, Princesa,
desde tu fria estancia
miras las estrellas
que tiemblan de amor y de esperanza…
¡Pero mi misterio está encerrado en mí,
mi nombre nadie lo sabrá!
¡No, no, sobre tu boca lo diré,
¡cuando la luz brille!
Y mi beso romperá el silencio
que te hará mía.

Voces de mujeres

Su nombre nadie lo sabrá…
¡Y nosotras, ay, deberemos, morir, morir!

El príncipe ignoto

¡Disípate, oh noche! ¡Tramontad, estrellas! ¡Tramontad, estrellas!
¡Al alba venceré!
¡Venceré! Venceré!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.